miércoles, 21 de enero de 2015

SHANGÓ ENTREGA EL MANDO A ORUNMILA ( CULMINACION DEL PATAKI ANTERIOR)





Fue así como nació la amistad entre estos dos hombres. Rey uno y Profeta  el otro, la cual animo a Shangó a hacer pregonar por todas partes que se autorizaba el ejercicio libre del culto a Ifá. Y como después de muchos sacerdotes negros lo ejercían, su fusión con las creencias locales fue un hecho consumado.

Shangó dejo definitivamente el arte de la adivinación y se dedico a otras tareas hasta el fin de sus días en la tierra; una vez de regreso a las alturas, a su peldaño en la escala de Ifá, recibió las plegarias y tributos rituales que continuaban ofreciéndole los hombres, y la veneración de los Babalawos, que siempre le piden su bendición , al igual que a Eleggua,  la pequeña e inquieta deidad de tan grande poder, que ha quedado como guía de los sacerdotes y de toda familia necesitada de protección y ayuda.

Es bueno aclarar que en el culto a Ifá se reconoce el valor de todos los orishas, tal como hiciera Orula cuando llego a sus tierras, ya sea Oggún, Yemaya, Orichaoco, Oshun, Obbatala o cualquier otra deidad; la ignorancia no es la falta que distingue a este culto, cuyos iniciados saben que es el merito de la deidad lo que genera la fe en ella.


Este proceso de unificación y mezcla de diversas creencias fue llevado a cabo gracias a la voluntad de Orula y la ayuda de las deidades; el culto a Ifá se mantuvo en otras tierras y conservo su grandeza, la de Orula y sus iniciados.





NOTA : NO TE PIERDAS EL PRÓXIMO ARTICULO "ORULA TRANSMITE SABIDURÍA A LOS SABIOS "